Envíos gratuitos en Ecommerce, ¿una opción al alcance de todos?

La llegada y consolidación del eCommerce ha supuesto un cambio para las dos partes principales de todo negocio, la que compra y la que vende. Los clientes se han adaptado a una experiencia en la que la comodidad de comprar cuándo, dónde y como quieran compensa la imposibilidad de comprobar el producto en directo. Por otro lado, los vendedores se han visto obligados a estrujarse la cabeza para ofrecer confianza, una experiencia similar a la de la tienda física y han tenido que replantear una fase vital de la cadena: los sistemas logísticos y de distribución.

 

Los gastos de envío son, seguramente, uno de los aspectos que más dolores de cabeza trae a los vendedores ecommerce. ¿Por qué? Porque son una de las principales razones de abandono del carrito de compra de las tiendas online. El consumidor es exigente y quiere calidad y rapidez. Y también quiere no tener que pagar costes adicionales por recibir su compra en casa, lo cual supone que muchos de los usuarios no acaben de convertir y decidan abandonar el ecommerce tras comprobar que su compra conlleva gastos extra que no contemplaba.

La idea más rápida que nos puede venir a la cabeza para solucionar este problema son los envíos gratuitos. Y seguramente pensemos en ellos porque están de moda entre las grandes empresas. Lo están porque se ha comprobado que constituyen una efectiva herramienta para fidelizar y la mejor excusa para incitar al cliente a que realice más compras. No subestimemos el efecto que la palabra “gratis” tiene sobre cualquier persona. Pero esta idea que, a priori parece tan ideal, no está al alcance de todos.

A menos que nuestra empresa tenga un elevado volumen de ventas, los envíos gratuitos podrían no ser una opción rentable. Y es que los costes son diferentes según variables como el volumen o el destino. No vamos a negar que, si existe la posibilidad esto puede suponer un gran aliciente para nuestros compradores y, en consecuencia, un aumento de las compras en nuestra tienda online. Lamentablemente no todos los ecommerce pueden permitirse este tipo de acciones, no obstante os planteamos a continuación algunas ideas que puede ayudaros a encontrar la fórmula perfecta para atraer a vuestros compradores sin morir en el intento.

  1. Calcula tus márgenes. Analiza cuánto ganas en cada producto, cuánto te cuesta el envío y establece un precio mínimo a partir del cual los envíos gratuitos puedan resultarte rentables. Lógicamente cuanto más bajo sea dicho precio mejor para tus clientes, pero aunque los márgenes te aprieten y este precio resulte algo elevado no dejes de anunciarlo en tu web, siempre habrá alguien dispuesto a llegar a los importes mínimos para recibir su compra gratis.
  2. Compara empresas de paqueterías. Parece obvio, pero muchas veces la falta de tiempo nos hace quedarnos con la primera empresa de transportes que encontramos. Así que compara entre todas las opciones que encuentres y sobre todo negocia un buen precio, no te dejes convencer por los primeros presupuestos.
  3. Compradores. Te recomendamos Genei, se trata de un comparador de precios de envíos. Sólo tienes que introducir datos básicos como peso, tamaño, tiempo de recogida, etc. y te ofrecerá diferentes presupuestos con diferentes condiciones de transportistas.
  4. Potencia los puntos de recogida. Si tienes opción, ofrece un servicio de recogida gratuita en tienda, muchos de tus clientes no tendrán inconveniente en desplazarse si así consiguen reducir los gastos extra. Servicios de mensajería como Correos también ofrece servicio de recogida gratuita en sus oficinas.
  5. Analiza las diferentes tarifas en base al volumen de envíos. Quizás te merezca la pena ofrecer gastos de envío más suculentos a tus clientes para poder conseguir un mayor volumen y, así, reducir tu tarifa.
  6. Estrategias de suscripción. Algunos ecommerce ofrecen opciones de suscripción a sus clientes (como Amazon Premium) con las que, a cambio de una cuota anual, disfrutarán de determinados privilegios, como los envíos gratuitos.
  7. Informar desde el principio para evitar la frustración del usuario. Muchos ecommerce fallan en no ofrecer desde el inicio del proceso de compra información sobre los costes de entrega. Sentir que han perdido su tiempo no les gustará nada a tus posibles clientes.
  8. Estrategias cross-selling y up-selling. Ofrecer productos complementarios a tu cliente o de importes más elevados puede ayudarte a incrementar el valor final de su cesta para alcanzar la opción de envío gratuito.
  9. Empaquetado. Uno de los costes directamente ligados al transporte es el empaquetado de la mercancía. Por ello, te recomendamos que analices bien los materiales para evitar que te encarezcan el producto, no sólo por el coste en sí de dichos materiales sino también porque incrementen en mayor o menor medida el peso del producto y, en consecuencia, repercuta en el coste del envío. Eso sí, te recomendamos que aproveches el empaquetado para hacer el mejor branding posible de tu producto.

Y si después de todos estos tips sigues sin poder reducir los gastos de envío …

  1. Intenta reducir los tiempos de entrega. Si no puedes minimizar costes intenta que al menos valga la pena pagar más y que tu producto llegue a su destino lo antes posible.
  2. Introduce algún regalito en tus envíos y házselo saber a tus usuarios resaltándolo en la página web. Ofrece muestras, descuentos… algo que no te genere un gasto extra y que al mismo tiempo te permita tener contento a tu cliente.
1

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies