Social Commerce: qué es y cómo beneficiarse de él

Que el mundo digital ha cambiado las reglas del juego, que Internet ha transformado los modelos de negocio y que nuevas formas de comercio han aparecido ya no nos suena a algo nuevo. Lo sabemos, lo vivimos y nos hemos familiarizado con ello así como con nuevos conceptos como el eCommerce. Sin embargo, las reglas siguen cambiando. Se reinventan. Y con ellas, también lo hacen nuestros hábitos. Hoy, os queremos hablar de las redes sociales. Ellas también han evolucionado y de lo que queremos hablar en concreto es de un nuevo concepto surgido en su entorno: el Social Commerce: ¿Qué sabéis de él?

Empecemos por el principio: ¿qué es? Si recurrimos a nuestra querida Wikipedia nos cuenta que el Comercio Social es una ramificación del comercio electrónico que supone el uso de redes sociales para ayudar en la compra y venta en línea de productos y servicios. Y no le falta razón. Se trata de una técnica más de las que dispone el marketing online para conseguir ventas. Y el debate en torno al concepto está abierto: ¿las redes sociales son las que producen la venta o simplemente la animan? Nosotros nos posicionamos, como nuestra amiga Wikipedia, en la segunda opción: nos inclinamos hacia la idea de que a día de hoy son un canal de ayuda y recomendación, pero no de conversión. Pero, ¡ojo! Esto es solo por ahora porque se espera un gran futuro para la primera opción.

Comprar es una actividad lúdica social, y esto mismo es lo que busca el Social Commerce: involucrar a varios usuarios para que compartan sus opiniones, den su feedback y se influyan los unos a los otros. En esta nueva técnica se incluyen herramientas que aprovechan el potencial de las redes sociales y herramientas de compra colaborativa (valoraciones de productos, listas compartidas, recomendaciones, foros, f-commerce, compra grupal…). Y, ¿qué consigue? Como mínimo, mejorar la experiencia online de sus usuarios. Pero, por suerte, sus ventajas no se limitan a esto, pues también son el medio perfecto para la captación de tráfico, impulsar la tasa de conversión, reforzar la atención al cliente, generar engagement, promover la creación de reviews y un largo etcétera.

Pero antes de continuar debemos detenernos en algo importante. Fomentar la venta a través de las redes sociales no debe ser sinónimo de saturar a nuestros followers con contenido corporativo e incitarles continuamente a la venta. Debemos aportarles algo más si queremos fidelizar a los usuarios y crear una comunidad online.

Y ahora, vayamos a lo que nos interesa: ¿cómo debemos trabajar las redes sociales para beneficiarnos de ellas?

  1. Define tus objetivos. No podemos empezar la casa por el tejado. Antes de empezar, pregúntate: ¿para qué quiero estar en las redes sociales?, ¿cuáles son mis objetivos?
  2. Define tu target. Igual que te preguntaste por tus objetivos, detente a escuchar a tus usuarios y defínelos. ¿Qué edad tienen?, ¿qué les interesa?
  3. Escoge tus canales. Tener presencia en todas las redes sociales no te asegura el éxito. ¿Cuáles eran tus objetivos? Ten en cuenta la funcionalidad de cada red y escoge con coherencia según el fin que persigas.
  4. Contenido de interés. Si has superado los pasos anteriores, ahora estás preparado para estrujarte el coco y redactar contenidos. Pero estrújate el coco de verdad. Solo si ofreces contenido de interés y de calidad obtendrás beneficios.
  5. Contenido audiovisual. Los vídeos están cada vez más de moda entre los usuarios de las redes sociales. Compartir contenidos audiovisuales o gifs puede ayudarnos a incrementar el alcance y engagement de nuestras publicaciones.
  6. Atiende a tus clientes. Si has hecho los deberes, estarás compartiendo contenido apropiado, en el momento preciso y a través de la plataforma oportuna. Ahora te toca entablar conversación. Atiende a tus clientes con rapidez y a través del mismo canal en el que te preguntó, pues será más cómodo para él.
  7. Pide opinión. Lánzales preguntas, anímales a que valoren y opinen sobre sus compras e intenta que entablen conversación. Está comprobado que cuando alguien nos recomienda algo, variables racionales como el precio o las cualidades del producto disminuyen. La interacción e intercambio es una parte intrínseca de este proceso y que hay que potenciar para que dé sus frutos.
  8. Promueve la fidelización. Premia la confianza de tus seguidores y “fans” con descuentos exclusivos u otro tipo de privilegios. ¿Por qué es importante? Enriqueceremos su experiencia y mejoraremos la fidelización al darle valor.
  9. Analiza. Los datos son la clave en toda estrategia de marketing. Aprovecha las estadísticas que tienes a tu alcance en las redes sociales y herramientas como Google Analytics. Éstas te darán la clave de qué errores has cometido y cómo puedes mejorar tu futuras acciones.
1

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies